asesoriamujer

Año nuevo,imagen nueva

Año nuevo, ¡vida nueva! ¿Cuántas veces hemos oído esto? ¿Cuántas  veces nos lo hemos dicho? Pero… ¿cuántas veces lo hemos cumplido?
 Pues de éste NO puede pasar: dicho y hecho. Está claro que decir las cosas es sólo un comienzo pero que si se queda ahí no sirve para absolutamente nada, la acción es lo verdaderamente útil.Si eres de los que se ha propuesto realizar cambios importantes y positivos para este 2013…
¿por dónde vas a comenzar?
 Yo te recomendaría que comenzaras con tu imagen personal. La cara es el espejo del alma, así que parece que deberíamos primero comenzar con nuestro alma y así en consecuencia luciríamos mejor cara. Pero ¿y si lo hacemos al revés? ¿Y si comenzamos por la cara y así cogemos fuerzas y ganas para poner a tono nuestro alma?
 Si cada mañana cuando nos levantamos nos tomamos la molestia de ir hasta el espejo más cercano y sonreírnos, de corazón, como le sonreiríamos a nuestro hijo pequeño, ese día tendría otra calidad, seguro. Ese mensaje de cariño y tranquilidad que la sonrisa nos está emitiendo nos acompañará el resto de nuestra jornada y nos hará sentir bien. El reír, la sonrisa transmiten a nuestro cerebro un mensaje: ‘¡Hola! Estate tranquilo, por aquí todo va bien’
 ¿Imaginas si,además,cuando miráramos ese espejo, viéramos reflejada la imagen que siempre hemos soñado tener? El mensaje que recibiría nuestro cerebro sería: ‘¡ Muy buenos días! ¡Disfruta! Como puedes ver, aquí todo va de primera’
 Y eso sucedería cada vez que viéramos reflejada nuestra imagen en los espejos, cristales  y comentarios de las personas que durante todo el día nos encontramos.
Te invito a que comiences ya.
Para ello puedes acudir a un buen profesional, pero si no puedes o no quieres, no lo debes dejar. No es necesario desmontar todo en un día, lo mejor es hacerlo con tranquilad y siguiendo estos 4 pasos:
    1. Analiza tu estado físico: peso,capacidad deportiva, alimentación… Y modifica aquello que sea conveniente. Sin excesos, poco a poco, los excesos generan abandonos prematuros,sin embargo, la constancia hace milagros. 

       

 

  1. Analiza el tipo de vida que llevas: trabajo, familia, hobbies, amigos… y con toda esa información ves a tu armario. Mira las prendas que no sirven para ninguna de tus actividades, y las que hace más de un año que no tocas. ¿Cuántas prendas guardamos por si acaso? Sólo sirven para estorbar y generarnos la sensación de que tenemos mucha ropa y en consecuencia no compramos más, aunque quizá si necesitemos comprar.
    1. Haz una lista de las prendas que sí necesitas. Debes pensar en cómo te gustaría verte, qué aspecto desearías tener. Si no lo tienes claro o te resulta difícil, puedes utilizar un modelo, alguien que te sirva de referente. Esto resulta muy útil, no es copiar, es simplemente aprender un idioma a través de otro.

 

    1. Analiza de nuevo tu armario. Mira cuáles de las prendas que tienes están en la lista y las vas tachando en ella, y las que no aparezcan…señal de que aún tienes que eliminar más prendas. En la lista que queda sin tachar, tienes las prendas que debes comprar. Entonces, decides qué presupuesto puedes y/o quieres dedicar.

 

 
 

 

¡IMPORTANTE!Pocas prendas pero bien escogidas, vale la pena repetir más días, pero  siempre de lo mejor.
Así que te propongo: Año Nuevo… ¡Imagen Nueva!


Piluka de Echegaraywww.personalshopperdeluxe.com
Asesora de Imagen
Coach Personal


No hay comentarios

Añadir más